jueves, 26 de junio de 2014

A esa hora


Quedemos a esa hora en que la vergüenza ya no existe, 
y las penas se cansaron de dar pena, 
Donde el ayer se disfraza de mañana. 
Quedemos a esa hora en que ni tú pretendes ser otra, 
ni yo me esfuerzo en entenderme. 
Quedemos donde no importa la hora,
donde la ropa da calor.
A esa en que el miedo se rompe con tres copas,
y los minutos desisten cuando llega la hora.
Quedemos a esa hora.
A esa en que ya no hay tiempo para pensarlo demasiado.
Quedemos cuando las dudas parecen tenerlo claro,
y el engaño pierde el tiempo en medio de un atasco.
En la que soñaste que sucedía y yo te daba la razón.
Quedemos donde finges llegar tarde,
donde la excusa ya no importa.
A esa en que sólo quedarías a esa hora.
Sé que existen muchas, pero, si gustas, quedamos a esa hora.

No hay comentarios:

Publicar un comentario